Yelmo

Dijo don Quijote:


“Dime, ¿no ves aquel caballero que hacia nosotros viene, sobre un caballo rucio dorado, que trae puesto en la cabeza un yelmo de oro?”

“Pues ese es el yelmo de Mambrino, apártate a una parte y déjame con él a solas: verás cuan sin hablar palabra, por ahorrar del tiempo, concluyo esta aventura y queda por mío el yelmo que tanto he deseado”

Me tiré dos semanas saliendo a la calle a ver si veía a algún caballero con yelmo sobre su cabeza para arrebatárselo en feroz y desaforada batalla, pero tras varios intentos negativos y por miedo a una denuncia por escándalo público decidí hacérmelo en mi casa…

DSC_0011 copia

Tras varias incursiones en bazares chinos, me hago con una bandeja y un bol de cocina

DSC_0030

Martilleo la bandeja hasta dejarla plana y cargarme una de las baldosas de la terraza

DSC_0045

Tomo medidas y corto el diámetro del bol de cocina

DSC_0051

Ahora solo falta encajar el bol

DSC_0034

El bol lo martilleo un poco para darle textura

DSC_0019

Encaja perfectamente! cuatro remaches para sujetar las dos piezas y arreglado

DSC_0004

“… la que hizo y forjó el dios de las herrerías para el dios de las batallas”


 

Un comentario en “Yelmo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s